Hace 9 años fuimos bendecidos con Jesús David… ¿Cómo llegó? Su abuela nos buscó pidiendo ayuda porque estaba sola y no podía hacerse cargo.

¿Cuál es su historia? Sobrevivió a un aborto, a los casi 7 meses de gestación, pero él se aferró a la vida, estuvo tres meses en una incubadora, luchando, porque él es un luchador y ama la Vida. Tiene parálisis cerebral y tres operaciones al corazón. Su padre está en la cárcel y la abuela se encargó de él, pero ya no puede más porque es anciana y está enferma. Gracias Dios por regalarnos a este precioso niño!!!

Ahora tiene 9 años y ha dado grandes “pasos”, ya habla, le encanta cantar e ir a la escuela y comienza ya a dar sus primeros pasos gracias a nuestro Centro terapéutico. Pero lo más bello es que tienen una sonrisa que opaca el brillo del sol y la pureza del mar…. Porque cuando sonríe se para el tiempo y es como si Dios mismo estuviera sonriendo.
Jesús David es un motivo más para decirle a Dios: ¡Gracias por la Vida!